Error
  • JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 63

Las cenizas del volcan Puyehue sobre el CHAPELCO GOLF CLUB

Todo sucedió muy rápido y sin aviso. No podía ser de otra manera, ya que en minutos el volcán Puyehue, ubicado a 80 km. de nuestra cancha, comenzó a despedir cenizas con una columna al cielo de diez kilómetros. Esto fue el pasado sábado 4 de junio y, por los caprichos del viento, recién el lunes 6 la mañana se presentó en San Martín de los Andes tan cerrada como la noche misma.

Foto 1.Vista general de la cancha del Club de Golf Chapelco luego de la erupción del volcan Puyehue

Bastaron algunas horas para que una capa de 2 a 3 cm. de cenizas volcánicas dejara todo el paisaje en un tono sepia. En las vecinas ciudades de Villa La Angostura y Bariloche las consecuencias fueron aun más devastadoras, ya que en la primera de las mencionadas, con el paso de los días el material acumulado en forma de arena superó los 40 cm.

Aquí estaba entonces nuestra cancha de golf, el Chapelco Golf Club, primera Nicklaus Design de Sudamérica, con un aspecto de desolación, indefensa ante un fenómeno contra el cual poco se podía (y se puede) hacer. ¿Qué medidas tomar? ¿Por dónde empezar?


Llamamos a la empresa Nicklaus Design para comentar lo que había ocurrido, con la esperanza de que nos dieran alguna ayuda, basada en la experiencia ocurrida en alguna de las cientos de canchas que tienen diseminadas por el mundo, incluso en lugares propensos a este tipo de catástrofes.

Enseguida nos contestó el Sr. Jon Scott, Vice Presidente de Servicios Agronómicos de la compañía quien muy amablemente se contactó con especialistas en Estados Unidos y el exterior.


Lamentablemente (o por fortuna según cómo se lo quiera ver), no había muchos antecedentes recientes de hechos similares en canchas de golf para tener en cuenta. Sin embargo, los trabajos publicados en general coincidían en varios puntos: precaución extrema con las máquinas, ya que el material es sumamente abrasivo y daña los motores y las cuchillas de corte y sacar, sacar, sacar lentamente todo lo acumulado, fundamentalmente en los greens.

Hay un punto interesante a tener en cuenta y es que con el agua, la ceniza forma una pasta que al secarse solidifica dando aspecto de una cementación (ver foto). De hecho, en varios lugares de la Patagonia ya se comenzaron a hacer ladrillos con este material. ¿Y esto en qué perjudica a la cancha?: en los drenajes. La nuestra, al ser una cancha moderna, está construida sobre una red que abarca varios kilómetros de caños ranurados de drenaje. Por lo tanto, una de las prioridades fue destapar los sumideros.

Foto 2.Ceniza volcánica solidificada

Otro problema se presentó en los bunkers, donde su aspecto grisáceo marcaba una importante acumulación de ceniza. Allí también se corría el riesgo de que se endureciera la superficie impermeabilizando todo. Por lo tanto, apenas se pudo poner manos a la obra en la cancha salió la SandPro a trabajar en la remoción y limpieza de los bunkers.


Pero lo fundamental eran los greens, ya que en los fairways la altura del pasto podía soportar esa cantidad de cenizas. Mucha agua a presión para sacar los sedimentos y, con mucho cuidado, barrer manualmente y acumular en montoncitos para después sacarlo con una pala. Esta tarea llevó varios días, en los cuales siguió cayendo ceniza pero naturalmente en mucho menor volumen que el de los primeros días.


Este articulo fue escrito por el Licenciado señor Velio Spano gerente general de Chapelco Golf Club ubicado en San Martin de Los Andes,Patagonia Argentina, globalcesped agradece su colaboracion y tiempo en la elaboracion , las fotos fueron tomadas por Velio.

PLG_ITPSOCIALBUTTONS_SUBMITPLG_ITPSOCIALBUTTONS_SUBMITPLG_ITPSOCIALBUTTONS_SUBMITPLG_ITPSOCIALBUTTONS_SUBMITPLG_ITPSOCIALBUTTONS_SUBMITPLG_ITPSOCIALBUTTONS_SUBMITPLG_ITPSOCIALBUTTONS_SUBMITPLG_ITPSOCIALBUTTONS_SUBMIT