Error
  • JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 63

Manteniendo un jardín residencial

Un bonito jardín es un componente importante del paisaje que rodea una casa. El jardín, mejora el valor estético de una propiedad y provee un área agradable para las actividades de la familia protegida de las inclemencias del medio ambiente. Para mantener un jardín sano y hermoso se deben realizar adecuadamente cuatro labores culturales: corte, fertilización, riego y control de thatch o fieltro.

Foto 1.Un adecuado manejo de céspedes bajo es importante para mantener la calidad estética y funcionalidad de un jardín de uso residencial

Corte

Un corte adecuado, se basa en una altura y frecuencia de corte. La selección de una altura de corte adecuada depende de la especie de césped que se esté ocupando. En la mayoría de los jardines se ocupa la altura mayor dentro del rango de adaptación de cada especie de césped.

Foto 2. La altura y frecuencia de corte determinarán el costo de la labor y la calidad de la superficie cespitosa.

Las alturas de corte altas favorecen el desarrollo de un sistema radicular prolífico, el cual ayuda a mantener la sanidad del césped. La frecuencia de corte depende de la altura de corte y de la tasa de crecimiento del césped. No más de 1/3 de la altura total del césped debe ser removido en cada corte. Por ejemplo, si la altura de corte es de 5 cm el césped no debiese crecer mas allá de los 7 a 7.5 cm antes de que se corte. Si se remueve, más de 1/3 de la altura esto puede resultar en un debilitamiento del césped con pérdida de densidad del mismo.

Fertilización

Depende de la especie de césped, la cantidad de fertilizante a aplicar varía. En un jardín se debe utilizar un fertilizante completo, esto quiere decir que tenga en su formulación nitrógeno, fósforo y potasio.

Foto 3. La fertilización nitrogenada en céspedes mejora el color.

El nutriente más importante en un programa de fertilización es el nitrógeno. El nitrógeno provee un color verde intenso y aumenta la densidad del césped. La cantidad de nitrógeno a aplicar a un jardín debe ser la cantidad necesaria para proveer un crecimiento uniforme durante la temporada.

Dependiendo de la especie de césped, se deben realizar tres a seis aplicaciones de fertilizante durante la estación de crecimiento. De acuerdo al tipo de fertilizante las aplicaciones se espaciarán entre 4 a 8 semanas entre ellas. La regla general es, no aplicar más de 0.4 kilos de nitrógeno por cada cada 93 metros cuadrados de área de aplicación o bien 4.3 gramos de N por metro cuadrado. 

Riego

Durante la alta demanda evapo-transpirativa del verano, se requerirá de un riego adecuado para mantener la calidad estética y el crecimiento del césped. El riego debe ser  realizado con baja frecuencia y profundo, normalmente a una profundidad de 15 cm. La regla general es aplicar 2.5 a 4 cm de agua una vez a la semana durante el período de sequía del verano.

Foto 4. Se recomiendan riegos infrecuentes pero profundos.

Un riego poco frecuente pero profundo promueve una planta más sana y resistente a tolerar el estrés por sequía del verano,mientras que un programa de riego frecuente y corto promueve el crecimiento de plantas suculentas con sistema radicular superficial. La mejor hora para regar muy  temprano en la mañana cuando la presión es alta y hay menos viento que interfiera con la salida del agua.  

Thatch

Un problema común, pero poco conocido que se presenta en jardines residenciales es el desarrollo de una capa orgánica de material vivo y en descomposición llamada thatch.

Foto 5. El desarrollo de una capa de thatch en el césped es beneficioso para éste sólo si esta capa es bien controlada.

El desarrollo de una capa limitada de thatch es bueno para la superficie cespitosa ya que la hace más resistente al uso, sin embargo el desarrollo excesivo de ésta puede producir el debilitamiento progresivo del césped incluyendo un sistema radicular superficial, desbalance nutricional y como resultado la invasión de algún insecto enfermedad o maleza. El manejo de la capa de thatch incluye un adecuado corte, fertilización y riego y al mismo tiempo la mantención de un pH cercano a neutro en el suelo. Si se desarrolla una excesiva capa de thatch se deben ejecutar prácticas culturales, como verticorte y aereación que incluyen una remoción mecánica de la capa, al menos una vez al año. Los céspedes de estación cálida pueden resultar dañados luego de una extracción mecánica del thatch, de modo que la mejor época para realizar esta labor es en primavera cuando los céspedes salen de su estado de dormancia.

PLG_ITPSOCIALBUTTONS_SUBMITPLG_ITPSOCIALBUTTONS_SUBMITPLG_ITPSOCIALBUTTONS_SUBMITPLG_ITPSOCIALBUTTONS_SUBMITPLG_ITPSOCIALBUTTONS_SUBMITPLG_ITPSOCIALBUTTONS_SUBMITPLG_ITPSOCIALBUTTONS_SUBMITPLG_ITPSOCIALBUTTONS_SUBMIT