Error
  • JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 63

Riego en pulsos

El césped afectado por sales presenta desafíos en el riego, durante los periodos secos o con uso restrictivo del agua, las sales se pueden acumular en la zona de raíces lo cual puede impactar el crecimiento del césped. Las sales se pueden mover hacia arriba en la zona de raíces a través del proceso de evapotranspiración y movimiento de agua por capilaridad.

El movimiento de agua por capilaridad ocurre cuando el riego o la lluvia son insuficientes durante la estación de crecimiento o cuando el césped crece lentamente (invierno).Por lo tanto, el control de las sales en el suelo requiere de un programa durante todo el año. La preparación de suelo en superficie y sub-superficie es esencial para la efectiva lixiviación de las sales en el perfil de suelo. Cuando se hace preparación de suelo en un suelo sódico, una regla típica, es que  el efecto de la preparación de suelo dura la mitad de tiempo que en suelos no sódicos.

Las prácticas de riego se necesitan focalizar en que el total de sales solubles (TSS) se muevan hacia abajo. Por esta razón no se recomienda un riego frecuente y ligero debido a que la acumulación de sales es rápida y la acción capilar puede causar que las sales se muevan desde la sub-superficie hacia la zona de raíces y céspedes de estación fría son muy susceptibles al daño causado por sales en el verano. En el caso que se necesitara de un riego frecuente y ligero, debido a que el césped presente un sistema radicular superficial, se requerirá de una lixiviación frecuente del perfil de suelo.

En el caso de greens del tipo USGA o campos atléticos se puede necesitar el recambio del agua acumulada en el perfil de suelo, denominada en ingles “perched water” (aquella que se acumula entre horizontes de distinta textura).

El riego continuo y lento a través de ciclos (riego en pulsos) es mejor que los riegos pesados o lixiviaciones periódicas y fuertes para remover el total de sales solubles, desde la zona de raíces. El riego en pulsos como regla general es aplicar de 0.5 a 1 cm de agua cada vez con un intervalo de 2 a 4 horas para limos y 3 a 6 días para arcillas. El principio detrás del riego en pulsos es tener flujo de agua a través del perfil de suelo como un flujo insaturado, el cual se mueve con una dinámica más uniforme y hacia abajo, este movimiento ocurre a través de los microporos. Un riego continuo y pesado que acumule agua es un flujo saturado, el cual ocurre principalmente a través de macroporos grandes lo que resulta en una lixiviación inadecuada de los microporos.

Cuando inicie un programa de riego en pulsos trate de agendarlo, junto a un evento de lluvia e instaure restricciones de tráfico para minimizar la compactación y el daño por uso. El objetivo es mantener un lixiviado continuo y rutinario para mantener al total de sales solubles en un rango aceptable.

PLG_ITPSOCIALBUTTONS_SUBMITPLG_ITPSOCIALBUTTONS_SUBMITPLG_ITPSOCIALBUTTONS_SUBMITPLG_ITPSOCIALBUTTONS_SUBMITPLG_ITPSOCIALBUTTONS_SUBMITPLG_ITPSOCIALBUTTONS_SUBMITPLG_ITPSOCIALBUTTONS_SUBMITPLG_ITPSOCIALBUTTONS_SUBMIT